Jul 21 2024
Jul 21 2024

El Gobierno recibirá a la UTA y a empresarios

Publicado el

La reunión surge luego de que el titular de ese gremio, Roberto Fernández, le enviara una carta Luis Caputo para reclamar soluciones sobre distintos temas.

El Ministerio de Economía instruyó a la Secretaría de Transporte para el encuentro que tendrá con la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que representa a los choferes de colectivos, y a los empresarios del sector, para «escuchar sus necesidades» pero garantizando las «paritarias libres».

La reunión es en respuesta al pedido del gremio, que solicitó una audiencia con el ministro Luis Caputo para reclamarle soluciones sobre varios temas, entre ellos el salarial.

Economía informó que «la Secretaría de Transporte de la Nación, conducida por Franco Mogetta, recibió instrucciones para recibir a los dirigentes gremiales» de los choferes de colectivos y «las cámaras empresarias para escuchar sus necesidades, garantizando la plena independencia de las negociaciones desarrolladas entre la UTA y los empresarios».

El titular de la UTA, Roberto Fernández, le envió una nota a Caputo «en su condición de secretario general de la «organización gremial del transporte de pasajeros que representa a más de cien mil trabajadores en todo el país, de los cuales cuarenta mil están al frente de la conducción de 18.000 micros que operan las 24 horas del día en todo el AMBA».

En el comunicado señaló: «El transporte público está en emergencia, sin capacidad para funcionar según lo establecen las normas que lo regulan; las empresas manifiestan no tener sus costos actualizados, especialmente precio del gasoil y repuestos esenciales para que las unidades estén en condiciones de operar, condición corroborada por las actuales autoridades de Transporte».

Foto archivo
Foto Télam

«En nuestro caso se debió aplicar la clausula que prevé el ajuste salarial a diciembre 2023, según los términos del acta homologada por el Ministerio de Trabajo, e iniciar la negociación salarial a partir del primero de enero del presente año» y dijo que «el Ministerio de Trabajo conoce perfectamente la cuestión», dijo Fernández.

Y agregó: «La situación debió estar solucionada por las autoridades del Ministerio de Infraestructura; el exministro (Guillermo) Ferraro, a través de la Secretaria de Transporte, pero nada sucedió; por el contrario, fue tal la pasividad puesta a disposición de la solución, que hoy pone en riesgo el traslado de millones de personas diarias, especialmente aquellas de bajos recursos que lo utilizan para trasladarse a sus lugares de trabajo».

Fernández además advirtió: «Hoy está bajo su responsabilidad tomar el tema y encarrilar una solución que evite lo que irremediable sucederá: la gente no tendrá el medio básico que le permita movilizarse, poniendo el riesgo la paz social».

También le dijo a Caputo: «Queremos ser parte de una solución de consenso, donde el Estado Nacional, la Provincia de Buenos Aires, la Ciudad Autónoma, las empresas Concesionarias y los trabajadores asumamos la responsabilidad que nos corresponda y evitar una situación no deseada que afectará a la comunidad en su conjunto».

En ese sentido, le pidió «una entrevista personal o con quien designe con la suficiente capacidad de decisión, para que rápidamente podamos evitar la paralización del transporte público».

La respuesta del gobierno nacional

Por su parte, el Ministerio de Economía respondió que «no presenta ni presentará a ninguna autoridad en la mesa de diálogo, ya que no corresponde la intervención de otro organismo nacional en una discusión entre empleadores y empleados que no sea el ámbito propiciado por la Secretaría de Trabajo».

«Desde que asumieron las autoridades de Transporte se llevaron adelante reuniones tanto con la UTA como con los empresarios, compartiendo la necesidad de restructurar y actualizar los costos del sistema. De esta manera, para que la Secretaría de Transporte pueda seguir avanzando en esa línea, resulta de vital importancia esperar a que las partes alcancen un acuerdo en las mesas de negociaciones que se están desarrollando en estos momentos», detalló.

Añadió que «la Secretaría de Transporte, en línea con las decisiones políticas del Gobierno Nacional, fomenta las paritarias libres y basadas en negociaciones exclusivas entre empleadores y empleados, y de la cuales no debe tener injerencia el Estado Nacional».

«Es importante remarcar que la Secretaria de Transporte no se encuentra participando de la mesa de negociaciones entre la UTA y los empresarios, resaltando la libertad de negociar de ambas partes, y reposicionando al Estado Nacional en el lugar que le corresponde», concluye la cartera de Caputo.

Fuente: Télam

spot_img
spot_img