Abr 21 2024
Abr 21 2024

La mano derecha de Bullrich se fue al carnaval de Venecia en medio del ajuste

Publicado el

El diputado Damián Arabia compartió fotos de su viaje a uno de los eventos más exclusivos del mundo, horas después de pedirle a la gente que se prive de de «ciertos gustitos» para sacar adelante al país.

Damián Arabia, Diputado Nacional del PRO y mano derecha de Patricia Bullrich, se mostró públicamente disfrutando de sus vacaciones por Europa y participando de uno de los festivales más exclusivos, el Carnaval de Venecia, en medio del ajuste que impuso el gobierno de Javier Milei.

Arabia fue un férreo defensor de la ley ómnibus que fracasó en el Congreso. «Los argentinos están cada vez más angustiados: no saben cuánto va a estar el kilogramo de pan, de leche, el paquete de yerba», dijo angustiado el diputado, durante el encendido discurso que dio en la sesión. Durante el tratamiento además llegó a pedirle a la población de privarse de «ciertos gustitos» para sacar adelante al país.

Mientras se pronunciaba de esa manera sobre los aumentos de transporte, tarifas y recortes de la ayuda social, Arabia hacía ostentación de lo que muchos ciudadanos afectados por la crisis multiplicada no pudieron hacer: vacacionar. Y vacacionar en Europa.

El carnaval de Venecia es uno de los eventos más exclusivos del planeta. La entrada cuesta 600 euros sin incluir el disfraz. El alojamiento es casi imposible de conseguir y suele superar cómodo miles de euros por día, ya que se trata de uno evento único en el mundo, que sólo unos pocos privilegiados pueden conocer en su vida.

El diputado nacional, integrante del bloque del PRO, compartió fotos con el antifaz en el carnaval, que este año volvió a inaugurarse con la «Festa Veneziana sull’acqua», es decir, la fiesta del agua. Las aventuras de Marco Polo fueron uno de los puntos temáticos de la celebración.

El hombre de confianza de la ministra de Seguridad también paseó por Madrid, primera escala que suelen pisar los argentinos que van a recorrer Europa. «Me voy a beber todo el vino del VIP», dijo en una de las historias que subió a su Instagram.

Mientras escribía esto, en sus redes sociales Arabia seguía abogando por los ajustes y el sacrificio: «Cuando estás ajustado en tu casa te tenés que privar de ciertos gustitos, y eso es lo que está haciendo el país», escribió desde Europa, haciéndose eco de un joven que dio ese argumento durante un reportaje televisivo.

Frente a las decenas de críticas que recibió por la difusión del hecho, el diputado redobló la apuesta y apeló al discurso de la meritocracia: “Lo que yo haga con mi vida privada, con mi orientación sexual y mi tiempo libre, no debiera ser tema de conversación pública”, ordenó.

«Que intenten atacarme con esto para no discutir mis idea, demuestra que les estoy tocando los kioskos (SIC) y tienen miedo”, prosiguió desviando el foco del cuestionamiento. Por si fuera poco, cerró con un mensaje desafiante y de desprecio a las críticas: “Saben qué? No voy a parar».

spot_img
spot_img