Jun 15 2024
Jun 15 2024

La provocación como bandera

Publicado el

Por Fabián Waldman.

El mes de marzo está marcado por dos movilizaciones y acontecimientos destacados para la historia contemporánea de nuestro país. El Día Internacional de la Mujer Trabajadora y la conmemoración del Día de la Memoria.

El 8 de marzo pasado y mientras se desarrollaba el acto central en Plaza de los Dos Congresos, la secretaria General de la Presidencia, Karina Milei, presentó el Salón de los Próceres, dejando atrás el Salón de las Mujeres del Bicentenario. «No fue adrede que dejamos afuera a las mujeres de la historia, sino que había que hacer algún corte». Así justificó un funcionario con acceso al despacho presidencial el armado anterior. Sostiene también que la desigualdad entre los sexos no es tal, pero accede, por ejemplo, que deberían tener la misma licencia por maternidad hombres y mujeres.

Con la expectativa puesta en el 24 de marzo y la convocatoria a una sola marcha desde las distintas organizaciones y partidos políticos, La Patriada consultó si se podría aguardar una «provocación» similar a la del 8. «Habrá una sorpresa, pero no tendrá la magnitud del Día de la Mujer», sostuvo nuestro interlocutor. Desde esa posición, entiende que las aberraciones de la Dictadura Cívico-Militar no están en discusión, pero cuestiona que haya una sola versión de la historia y en particular la valoración de los grupos de guerrilla urbana. La «Teoría de los dos Demonios», en definitiva siempre reflotada por el negacionismo pero de una manera algo más sutil. «Los juicios no estuvieron bien», concluyó. Son las ideas y expresiones de la vicepresidenta Victoria Villarruel, vertidas de una manera más «cool».

Ante el cuestionamiento sobre las atrocidades cometidas por el nazismo y los ejércitos populares que actuaron en Italia, Francia o España dijo: «esos eran posteriores a la invasión». La novedad que brindarán el próximo domingo 24 aún es una incógnita. Consultado el entornista de Milei sobre el tema, señaló que no tiene que ver con la posibilidad de recurrir como el prócer Carlos Menem al indulto, ni tampoco irá por alguna medida que contenga la anulación de los juicios. Habrá que esperar los diez días que faltan para conocer.

En un accionar de pinzas y yendo por el mismo recorrido, la actualidad rosarina le ofrece otro apetecible bocado a los que extrañan el orden de la Dictadura. Esta semana se conocerá un proyecto que Rosada enviará al Congreso de modificación de la Ley de Seguridad Interior. Nuestra fuente confirma que es necesario contar con una herramienta que permita el accionar de las Fuerzas Armadas en situaciones de conmoción interna, como la que acontece en Santa Fe. Para ello la diferencia con la Ley de Seguridad Interior Nº 24.059 y Nº 23.558, que solo autoriza a proveer de logística a las Fuerzas de Seguridad. Explican que el cometido es tener un sustento para la intervención del Ejército pero que sea un paso intermedio entre la legislación actual y la posibilidad de implementar el Estado de Sitio. Lo volvió a confirmar ayer Javier Milei en una entrevista televisiva, luego que Manuel Adorni anunciará en su conferencia que el ministro de Defensa, Luis Petri, dará a conocer la nueva norma esta semana.

Las modificaciones deben pasar por el Congreso como toda nueva ley y allí la discusión que se puede vislumbrar tendrá por un lado al oficialismo con los sectores que desean la respuesta rápida en Rosario, y la oposición que plantea una solución integral. Para el constitucionalesta Andrés Gil Domínguez «es constitucional y convencionalmente posible mediante una reforma legislativa ampliar la participación de las fuerzas armadas en otros supuestos de seguridad interior. Siempre y cuando dicha habilitación excepcional sea precisa, taxativa, proporcional y no desnaturalice la regla que impide a las fuerzas armadas intervenir activamente en la seguridad interior».

Seguramente vuelen los epítetos calificativos hacia la oposición por irresponsabilidad en un momento de tanta gravedad y la falta de apoyo al Gobierno. Y desde el otro, la necesidad de mantener los carriles actuales y buscar la salida sin la utilización de las FFAA que no están preparadas para estos menesteres.

La Corte no tiene quien le escriba

¿Cuál es la opinión del Presidente sobre los sueldos que cobran los Jueces de la Corte? ¿Piensa que la Justicia forma parte de la casta? Ante la pregunta de FM La Patriada, el vocero presidencial dijo desconocer la opinión del Presidente y luego adujo que son poderes separados y no debe inmiscuirse en ese tema. A la repregunta sobre la «orden» realizada a Martín Menem por el mandatario para que se elimine el aumento del 30% al Poder Legislativo choca de frente con la contestación sobre la división de poderes que dice respetar.

En los pasillos de Rosada reconocen que «efectivamente forman parte de la casta y son los últimos resabios monárquicos que quedan» y que «no se pueden dar todas las discusiones juntas». Los hechos confirman esa estrategia. En el discurso de apertura de las Sesiones Ordinarias el 1º de marzo, hubo dos sectores que no fueron mencionados por el inquilino de Balcarce 50, durante la hora y minutos que duraron sus palabras: el de los empresarios y la Justicia.

«No tiene todo resuelto con la Corte ni mucho menos», se sinceran cerca del ministro de Justicia. Entienden que «la batalla final por la aprobación del DNU 70/23 la tiene que dar ahí», explican. En el ministerio de Justicia relataron hace unos días que Mariano Cúneo Libarona estudia los antecedentes de fallos de la Corte Suprema, pero se mantiene distante y respeta las distancias. «En su escritorio tiene cerca de 60 carpetas con respuestas hacia situaciones similares en la historia», confiaron a este medio.

Diferencian de todos sus ataques hacia el Congreso y la casta política para tirar abajo cualquier acción que pueda generar el Poder Legislativo, donde no puede avanzar con las reformas pretendidas por su minoría parlamentaria y seguramente termine todo judicializado. En definitiva, con la Corte trataría de manejarse de otra manera para tener margen de negociación, plantea nuestra contraparte.

Mientras tanto, mañana el Senado se apresta a dicutir en el recinto la validez de la norma y las perspectivas del resultado aún no están claras. Las chances que triunfe la derogación del DNU están sobre la mesa: sobre 72 legisladores, 33 votos ya tiene el bloque de Unión por la Patria y tres más acerca el bloque Federal. Con esa suma, el resultado está empatado y la llave la tienen los legisladores radicales. Una vez desaprobado en la Cámara Alta, deberá sortear Diputados donde la situación es más compleja. Pero esa es otra historia y debe correr aún mucha (más) agua bajo el puente.

 

spot_img
spot_img