May 25 2024
May 25 2024

Las provincias en alerta por la fuerte caída de la recaudación

Publicado el

La profunda recesión, la caída de los impuesto coparticipables, el recorte de fondos por parte del Gobierno nacional y la parálisis en la actividad económica impactó directo sobre la situación económica de las provincias. En los primeros meses Mendoza sufrió una caída del 14% en su recaudación y PBA denunció la perdida de 1 billón de pesos, por los recortes y la recesión.

Una fuerte recesión, menor coparticipación, recorte en la transferencias de Nación (como el FONID y el Fondo Compensador del Transporte) y una parálisis en la actividad económica generó que ya en el los primeros meses del año las provincias se encuentren en alerta roja.

Las medidas de ajuste de la «motosierra» y «licuadora» de Javier Milei para intentar controlar la inflación han provocado que Argentina entre en una profunda recesión, con caídas del poder adquisitivo (salarios), consumo y la actividad económica a niveles comparables a los de las peores crisis del pasado.

Este fenómeno, además de pegar fuerte en los hogares y sectores productivos, también afecta a los ingresos fiscales de las provincias, que ven cómo mes a mes se desploma la recaudación impositiva. Así es el caso de provincias como Mendoza y Buenos Aires, que ya han denunciado la marcada disminución de los ingresos provinciales por la vía tributaria y la alarmante situación que atraviesan sus habitantes por las medidas tomadas por el Gobierno de Milei.

Mendoza

Mendoza no es ajena a esa realidad, que incluso se vio agravada -como en las otras 23 jurisdicciones federales- por la eliminación de la cuarta categoría del impuesto a las Ganancias.

Un informe publicado la semana pasada por el Ministerio de Hacienda y Finanzas demostró que en los primeros cuatro meses de 2024, la caída de la recaudación (en comparación con el mismo periodo del año pasado) alcanzó el 14%, en términos reales. Esto se debe a una menor percepción de todos los tributos -tanto nacionales como provinciales-, a excepción de las regalías, las únicas que mostraron un alza en ese lapso (12%), fundamentalmente por el salto de tipo de cambio oficial a fines de 2023.

Concretamente, en lo que va del año la administración provincial contó con $125.892 millones menos (-$31.473 millones por mes) que los que acumuló en el primer cuatrimestre de 2023, para hacer frente a sus gastos.

Los ingresos tributarios nacionales experimentaron una caída del 18% en términos reales, principalmente por el freno de los giros de Ganancias, a raíz de su eliminación para trabajadores en relación de dependencia. La provincia recibió 38% menos por ese concepto. Pero también fue menor la recaudación por el IVA, impuesto vinculado estrictamente al consumo, que decayó un 2 por ciento en estos cuatro meses. Por el descenso en ambos índices, la Provincia dejó de percibir 23.473 millones de pesos mensuales.

En cuanto a los recursos de origen provincial, la contracción interanual alcanza el 8%. En Ingresos Brutos, el de mayor impacto en la recaudación local, la pérdida asciende a los 4.823 millones de pesos por mes (-7 por ciento). La explicación se encuentra primordialmente en la caída de la actividad económica, aunque también -en menor medida- en la baja de las alícuotas al comercio mayorista y otros rubros menores, prevista en la ley impositiva del ejercicio 2024. También por la reducción de alícuotas en la transferencia de autos nuevos sufrió una fuerte caída Sellos (-$2.017 millones mensuales; un 31%).

Y los impuestos patrimoniales se vieron afectados por la aceleración inflacionaria: por ejemplo, en la Ley Impositiva se previó un tope de incremento para el impuesto automotor del 152%, cuando la variación de precios interanual se mantuvo por encima del 260 por ciento. Por ese concepto, Mendoza tributó 888 millones de pesos menos al mes (-13%); en tanto que por impuesto inmobiliario el descenso fue del 24% (-$1.082 millones mensuales).

Lo dicho, sólo las regalías marcaron un alza del 12%, que se tradujo en $1.377 millones más por mes; beneficiadas por el incremento del cambio oficial ordenado por el ministro de Economía Luis Caputo, a pocos días de asumir el cargo.

Provincia de Buenos Aires

Por su parte, la Provincia de Buenos Aires es una de las más afectadas por la situación fiscal. El ministro de Economía bonaerense, Pablo López, advirtió que durante el primer trimestre del año la provincia de Buenos Aires perdió $1 billón en recaudación, producto del recorte de transferencias no automáticas y la recesión provocada por el Gobierno nacional, a cargo de Javier Milei.

“En el primer cuatrimestre de 2024, la caída de recursos para la provincia de Buenos Aires, entre recorte de transferencias no automáticas y la recesión provocada por el Gobierno nacional, fue de $1 billón“, señaló López.

En esa línea, el funcionario del gobernador bonaerense, Axel Kicillof, señaló que esta perdida de recursos equivale a «a más de un año de Servicio Alimentario Escolar o seis meses de salarios de la policía».

Si bien todas las provincias sufrieron en el primer trimestre del año una sangría de sus arcas provinciales, producto del ajuste impuesto desde el Ejecutivo nacional, la provincia de Buenos Aires fue, según un informe de la consultora privada Politikón Chaco, la comuna más afectada en términos absolutos.

Es que, en abril, la tendencia negativa para la provincia de Buenos Aires persistió con una caída del 22% en las transferencias automáticas y una alarmante pérdida del 84% en las no automáticas durante la primera quincena del mes.

Esta disminución, explican desde la consultora, se atribuye principalmente a la caída de la coparticipación y los recortes en las transferencias discrecionales que aplicó la administración de Javier Milei.

De esta manera, el conjunto de las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires acumulan una pérdida de más de $2 billones en recursos medidos a precios de 2024. Entre las causas citadas se encuentran la alta inflación, la disminución de la recaudación debido a la recesión económica y los cambios en la distribución de la coparticipación, especialmente la modificación del Impuesto a las Ganancias.

En concreto, durante los primeros tres meses del año, las transferencias a las provincias totalizaron alrededor de $6.800.989 millones, siendo casi la totalidad en concepto de coparticipación. Esta cifra representó una disminución del 23,1% en términos reales en comparación con el mismo período del año anterior.

Además, sobre los datos fiscales de abril, el ministro afirmó que: «la recaudación de IVA interno y el impuesto al cheque, los de mayor correlación con la actividad, volvieron a caer con tasas de dos dígitos».

«No hay piso para la recesión generada por las políticas nacionales. Solo en pandemia o la crisis de 2001 se vio algo así. La PBA concentra la mayor parte de la producción y el empleo del país. Exigimos al Gobierno Nacional que corrija el rumbo por el bien de las y los bonaerenses», expresó en la red social X.

El Gobernador de PBA, Axel Kicillof, encabezó un acto de reparto de fondos provinciales junto a intendentes del PJ y la oposición, a quienes convocó a ser parte del reclamo por recursos al gobierno del presidente Javier Milei. Durante el encuentro se firmó el segundo desembolso del Fondo de Fortalecimiento Fiscal Municipal (FFFM), que ascendió a $37.549 millones para los 135 distritos y denunció el impacto de las decisiones del Gobierno Nacional en los municipios de la Provincia: «La recesión, la caída de la recaudación y la quita ilegal de fondos por parte del Gobierno nacional impacta sobre la provincia y los distritos: hoy estamos demostrando que el Gobierno provincial no deserta, respeta el federalismo y reconoce la importancia de las y los intendentes».

spot_img
spot_img