Dic 07 2023
Dic 07 2023

Los intentos para mitigar las fricciones

Publicado el

Las tensiones interminables al interior del Frente de Todos y los esfuerzos encomiables de los dirigentes que tratan de cauterizar las heridas se agudizan en tiempos de precampaña electoral. La Cámpora contra el Presidente y la inflación contra Massa. | Por Fabián Waldman

“Alberto Fernández no cree en los liderazgos personales sino en la capacidad del conjunto. Cuando yo fui ministro y en uno de los últimos actos en los que participé señalé que, gracias al trabajo conjunto con el Presidente, habíamos implementado estas ideas para la vivienda, él habló después y dijo que la idea había sido mía”. Este relato que hizo Jorge Ferraresi en declaraciones radiales a AM530 es el perfil que tiene del primer mandatario.

El intendente de Avellaneda también se refirió a la situación vivida entre la salida de Martín Guzmán y la llegada de Sergio Massa a Economía: “estuvimos a punto de irnos en helicóptero”, dijo. Refirió de esta manera a la falta de mercaderías en los negocios y el valor del dólar que no encontraba su techo.

Estas declaraciones llegan en medio de una discusión a cielo abierto sobre el acuerdo con el FMI. La Cámpora emitió un duro documento en contra del organismo internacional. La organización conducida por Máximo Kirchner expresó “que los argentinos y las argentinas voten lo que quieran, pero la economía del país la decide el FMI: eso es lo que deja en claro el Comunicado de hoy. ¿La democracia? Bien, gracias”. En el mismo texto cuestionan el tiempo que se tomó el FMI para otorgar el préstamo de 50 mil millones de dólares, solo 73 días, y lo contrapone a las jornadas que se demoró el Gobierno nacional en sancionar la moratoria previsional, que fueron 300 días. Con este ejemplo intentan demostrar la injerencia del FMI en la toma de decisiones que definen las políticas vinculadas al gasto fiscal y a las metas definidas para el ahorro de divisas.

Así, pusieron la mirada en la gestión Massa y las resoluciones que se toman en función del acuerdo que alcanzó con la titular del Fondo, Kristalina Georgieva. Hasta el cierre de este artículo, ni Cristina Fernández de Kirchner ni el sector referenciado en ella han cuestionado el desenvolvimiento del titular de Economía. La diferenciación entre la figura del Presidente y el ministro de Economía fue sensible desde que asumió su cargo en Hacienda. El apoyo brindado al ex titular de la Cámara de Diputados lo ha mantenido al margen de las disputas internas del oficialismo. Esta mañana, en Futürock, la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, defendió a Massa: “lo que está haciendo el ministro de Economía es lo que puede. El responsable de todo esto que estamos administrando es Martín Guzmán. Hay que preguntarle a él”.

En despachos cercanos al tigrense, señalan que “no lo mencionaron a Massa”. No se sienten “tocados” por el documento emitido por La Cámpora. Hace unos días, un ex miembro del Gabinete nacional señaló a La Patriada que se venían 12 semanas de idas y vueltas. En mayo, se definirán los candidatos y, hasta ese momento, la disputa interna estará a la orden del día.

Todo esto, el mismo día que se ha conocido el índice de inflación, que alcanzó el 6,5 por ciento en febrero y trepó a 102,5 puntos la interanual. Desde el quinto piso de Economía repiten desde hace tiempo repiten como un mantra la frase “se concentra en la gestión y en la economía”. Estas palabras dejaban de lado sus aspiraciones al sillón de Rivadavia mientras se abocaba a solucionar la situación económica, fundamentalmente el índice de inflación. Los pronósticos de alcanzar el 3 adelante en abril finalmente han quedado sepultados y las proyecciones del 60% anual se reducen al mismo tiempo que las posibilidades de su postulación para la Presidencia.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Agustín Rossi, indicó esta mañana en Casa Rosada que “el acuerdo que se firmó con el FMI no es estático sino dinámico, cuando hay situaciones externas como la Pandemia, la Guerra o la sequía. La negociación que llevó adelante el ministro de Economía es favorable para el gobierno”.

Acerca de las diferentes posturas dentro del oficialismo, sostuvo que “Argentina ha mutado su sistema político desde 1983, cuando que era bipartidista con el Partido Justicialista y la Unión Cívica Radical. Hemos pasado a tener un sistema de coaliciones, que engloban el 80 o 90% de las aspiraciones de los argentinos. Las coaliciones son arquitecturas políticas que no se hacen entre los que piensan igual, se hace entre los que piensan parecido y, a veces, entre los que no piensan tan parecido. Si se mira desde una perspectiva más lejana, hay diferencias y tensiones. Cada una de las opiniones de los compañeros son respetables en el marco de esto que decía”.

La llegada de Rossi al primer piso de la Casa de Gobierno viene acompañada con la expectativa de brindarle a Fernández una espalda política diferente a la que obtenía de Juan Manzur. El extitular de la AFI llegó a su despacho y su primer trabajo fue abocarse a la cuestión del narcotráfico en Rosario.

spot_img
spot_img