Feb 22 2024
Feb 22 2024

Marcha de jubilados contra el ajuste de Milei

Publicado el

Un grupo de jubilados se movilizó al Congreso en defensa del Fondo de Sustentabilidad de ANSES y para exigir que se dé marcha atrás con la Ley Ómnibus y el DNU.

Un grupo de jubilados marcharon este miércoles contra el ajuste del gobierno de Javier Milei, y rechazaron el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), y la Ley Ómnibus: «Que no se toque el Fondo de Sustentabilidad del ANSES».

La concentración en el Congreso de la Nación Argentina reunió al grupo de jubilados que alertaron sobre la crítica situación que atraviesan al cobrar una jubilación mínima de 105 mil pesos y marcharon alrededor del Palacio Legislativo bajo la bandera «pensionados y jubilados unidos». «Hasta ahora el mayor ajuste lo estamos viendo los jubilados. Si no nos juntamos y no nos movemos, vamos a terminar en nuestra casa muertos de hambre», aseguraron en el móvil de C5N en la esquina de avenida Rivadavia e Hipólito Yrigoyen, y remarcaron: «Esto es una locura. A los políticos no les interesan los jubilados».

Además, reclamaron por una composición en los haberes jubilatorios que quedaron devaluados por la megadevaluación que licuó el poder de compra de los adultos mayores. Los jubilados declararon acerca de los motivos de la protesta, entre ellos, un hombre llamado Cacho, quien es parte de la Mesa Coordinadora Nacional De Organizaciones De Jubilados Y Pensionados de la República Argentina, quien expresó que no le alcanza la jubilación, y que además alquila.

Otros de los jubilados entrevistados declararon que no pueden pagar la tarjeta de crédito, que usan sus ahorros para comer, que necesitan los remedios y que, en algunos casos, se arreglan con 3.500 pesos por día.

En diálogo con C5N, Alicia, una jubilada que se movilizaba en el Congreso, relató que fue empleada de una zapatería y que con mucho sacrificio terminó el secundario a la noche: «Con la mínima no se puede vivir, tengo 3.500 pesos para gastar por día, menos de un cuarto de carne». Ella vive sola y ayuda a su hija que alquila junto con el marido. «Hago malabares como todos mis compañeros», sentenció.

En esa línea, Silvia, quien trabajó como médica en el sistema de salud público en el Hospital Fiorito de Avellaneda, manifestó: «Cobro más de dos veces la mínima porque trabajé más de 40 años, pero no alcanza».

José, es un exempleado de comercio y comerciante, recordó que se fundió «en la época de Menem». Aseguró sobre los medicamentos que debe tomar: «Tengo 4 remedios que no pago por la obra social y otros 4 que si puedo pagar. Me cuido muchísimo. Tengo una tarjeta de crédito pero no la uso». También, advirtió que está «cambiando los verdes» todos los días para comprar la comida.

 

Fuente: Télam.

spot_img
spot_img