Abr 16 2024
Abr 16 2024

Milei propuso a dos nuevos jueces para la Corte y modificó el proceso de selección

Publicado el

El Gobierno presentó ayer las nominaciones de Ariel Lijo y García Mansilla y, dado que la vacante de Maqueda recién se libera en diciembre, modificó el DNU para poder aplicar el procedimiento de selección incluso ante la certeza de una futura vacante.

El gobierno del presidente Javier Milei presentó ayer las nominaciones de Ariel Lijo y García Mansilla para integrar la Corte Suprema de Justicia y cubrir la actual vacante en la Corte y la que se producirá en diciembre, cuando cesará en el cargo por cumplir 75 años de edad Juan Carlos Maqueda. Esto marca un momento crucial en la conformación del máximo tribunal del país y parecen una estrategia de mediano plazo para reorganizar la cabeza del Poder Judicial.

El juez federal Ariel Lijo y el catedrático y constitucionalista Manuel García Mansilla no están, a priori, en sintonía con la troika dominante actual: Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz y el propio Maqueda.

Lijo, un histórico juez de Comodoro Py conocido por haber llevado adelante la Causa Ciccone que encarceló al ex vicepresidente Amado Boudou, es resistido por sectores de la política, especialmente la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió.

García Mansilla proviene del ámbito académico y es, ideológicamente, el más cercano a La Libertad Avanza. Es decano de Derecho de la Universidad Austral, la misma de la que proviene Rosenkrantz, quien incluso estuvo en el jurado evaluador cuando el candidato a juez de la Corte recibió su doctorado en esa casa de algos estudios.

Debido a las dudas que se presentaron porque recién en diciembre Maqueda cumplirá la edad para jubilarse, en paralelo a estas nominaciones, el gobierno publicó este miércoles el Decreto 267/2024, el cual contiene una modificación clave en el procedimiento de selección y nombramiento de los magistrados de la Corte Suprema. Este nuevo decreto busca “agilizar” el proceso de cubrimiento de futuras vacantes, asegurando así la continuidad en el funcionamiento del tribunal supremo y evitando los retrasos que podrían afectar la administración de justicia en el país.

El artículo 9° bis incorporado por el Decreto 267/2024 permite aplicar el procedimiento de selección incluso ante la certeza de una futura vacante, lo que significa que la designación de los nuevos jueces podrá formalizarse inmediatamente después de que se produzca la vacante.

Esta decisión llega en un contexto de cambios inminentes dentro de la Corte, con una vacante ya abierta tras la renuncia de Helena Highton de Nolasco y la próxima jubilación de Juan Carlos Maqueda prevista para finales de este año.

El máximo tribunal propuesto por el Presidente primero deberá pasar el filtro del Senado, donde se requiere sí o sí del aval peronista para cualquier designación.

spot_img
spot_img