Jun 13 2024
Jun 13 2024

Murió otra de las víctimas del ataque de odio en Barracas

Publicado el

Mercedes Figueroa se convirtió en la segunda víctima fatal del incendio provocado por Fernando Barrientos, quien tiró una bomba molotov al cuatro donde dormían 4 mujeres lesbianas.

Otra de las víctimas del ataque de lesboodio en una pensión del barrio porteño de Barracas, Mercedes Figueroa (52), falleció esta tarde en el Hospital del Quemado después de permanecer internada en estado crítico con el 90% del cuerpo quemado.

Por otro lado, se supo hoy que una de las dos restantes mujeres agredidas que permanecen con vida, es también una sobreviviente de la Masacre de Cromañón de la que se cumplen 20 años en diciembre próximo, según indicaron organizaciones de sobrevivientes y familiares de víctimas.

Con Figueroa ya suman dos las víctimas fatales del crimen de odio perpetrado por Fernando Barrientos (68): la otra fallecida es Paula Cobas (52), quien murió el mismo lunes por la mañana.

En tanto, la Coordinadora Cromañón y Movimiento Cromañón informaron hoy que una de las sobrevivientes del ataque incendiario de lesboodio perpetrado por un hombre contra cuatro mujeres en Barracas, es también una sobreviviente de la masacre del boliche de Once ocurrida el 30 de diciembre de 2004.

Se trata de Andrea Amarante (42), quien según fuentes policiales se encuentra internada con “asistencia respiratoria mecánica” en estado crítico y “pronóstico con probabilidades de muerte”.

“Andrea es sobreviviente de Cromañón y en este momento se encuentra internada en el Hospital Penna, peleando por su vida, en coma y con el 75% del cuerpo quemado”, postearon desde la Coordinadora Cromañón.

Y remarcaron que “no fue un accidente” dado que “un vecino lanzó una bomba molotov a la habitación de la pensión donde dormía junto a su compañera y otra pareja en Barracas”.

La necesidad de una ley

“Ayer víctima de la tragedia de Cromañón, hoy de un ataque lesbodiante, y mientras tanto de un Estado ausente que le da la espalda”, agregaron.

“Andrea no percibió ayuda económica y tampoco es beneficiaria del Programa de Salud para víctimas de Cromañón. Andrea estaba en situación de calle y dormía donde podía. Veinte años después, a Andrea se le hicieron realidad todos los miedos y pesadillas”, plantearon.

“¿Se entiende por qué necesitamos una ley definitiva, que incluya a todas las víctimas de Cromañón? ¿Dónde creen que están todos aquellos y aquellas sobrevivientes que quedaron fuera de la ley? Pueden empezar buscando en pensiones que se caen a pedazos, viviendo al día, hacinadas en piezas que no tienen ni cerradura, pueden encontrarlas obligadas a convivir con todo tipo de violencias”, dijeron.

En esa línea, argumentaron que “si Andrea hubiera sido parte de la Ley de Reparación Integral, probablemente, hubiera tenido la oportunidad de acceder a un techo digno y seguro” donde un ataque como el sufrido, no habría desencadenado lo que desencadenó.

“Eso es lo que pedimos. De eso se trata, la posibilidad de vivir una vida libre de violencias”, concluyeron, junto al hashtag “#NosPasóATodxs” y “#Cromañón20años”

En tanto, el Movimiento Cromañón remarcó también esta doble victimización en un posteo titulado “Justicia por Pamela, Andrea, Mercedes y Sofía. Basta de Crímenes de Odio”.

“El lunes 6 nos despertamos con la noticia de este crimen atroz que -nuevamente- padecen mujeres, mujeres de la comunidad LGBTIQ. Un hombre, hijo sano del patriarcado, sin más motivación que el odio, arrojó con premeditación una bomba molotov dentro de la habitación donde convivían 4 mujeres. Las condiciones Cromañón de muchas viviendas de la ciudad (ausencia de matafuegos, niveles de hacinamiento) hicieron el resto”, plantearon.

“El carácter espantoso de este crimen no es un fenómeno individual, producto de una cabeza desquiciada: hay un clima social que se fogonea desde el poder político, de intolerancia, marginación y desconfianza hacia el otro, la otra, le otre no sólo por existir,  sino por ser distinto a lo que el heterocispatriarcado exige de las personas”, agregaron.

Posteriormente, exigieron “justicia para Pamela (asesinada en el acto), para  Mercedes, Sofía y Andrea -sobreviviente de Cromañón-, quienes pelean por su vida.

“Queremos decir que Andrea muchos no la conocíamos, pero merece todo nuestro abrazo en nuestro afecto y el cuidado que el Estado no le dio en su vida”, dijo a Somos Télam Silvia Bignami, madre de una víctima de Cromañón

“Y no la conocemos porque los sobrevivientes de Cromañón son muchos más. Calculamos más de 4.500. Es tremendo pensar en un país donde las personas y en particular las personas jóvenes tienen que pasar por más de una masacre en su vida. Es tremendo, ¿no?”, agregó.

«Los discursos de odio tienen efectos concretos»

En la madrugada del lunes un adulto mayor atacó con un dispositivo incendiario la habitación donde dormían dos parejas de mujeres, que eran sus vecinas de un conventillo de Barracas donde todos vivían.

Se trata de Justo Fernando Barrientos de 68 años, quien luego de agredir a sus vecinas intentó quitarse la vida autoprovocándose cortes en el cuello con una sierra, según fuentes policiales. No obstante, el agresor ya fue dado de alta y sigue detenido.

Como resultado del ataque, dos de las mujeres perdieron la vida y una permanece internada en grave estado con más del 50% del cuerpo quemado, según fuentes policiales.

Las víctimas fatales son Pamela Cobas y Mercedes Figueroa –ambas de 52 años- mientras que lucha por su vida Andrea Amarante (42) en el Hospital Penna. La cuarta persona atacada en la habitación del segundo piso de Olavarría 1621,  es Sofía Castro Riglos (49) quien cursa “una evolución favorable, responde bien a las curaciones, quedando en observación hasta mañana”; pero que aún no pudo prestar declaración.

Al momento del incendio, unas 30 personas debieron ser evacuadas de este edificio de tres plantas e inicialmente fueron seis los hospitalizados. La causa fue recaratulada como “homicidio” y la investigación está a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 14 a cargo del juez Edmundo Rabbione.

Organizaciones y referentes feministas y de la diversidad sexual calificaron como “uno de los crímenes de odio más aberrantes de los últimos años” el sufrido ayer por las dos parejas de mujeres en una pensión del barrio porteño de Barracas y vincularon esta agresión perpetrada por un vecino que intentó prenderlas fuego mientras dormían, como una muestra de que  “los discursos de odio tienen efectos concretos”.

Fuente: Somos Télam.

spot_img
spot_img