Jul 25 2024
Jul 25 2024

En los primeros seis aumentó la cantidad de trabajadores pobres

Publicado el

Si se toma como comparación el año 2017, los ingresos promedios de los trabajadores ocupados cayeron casi un 40%. De ese total, un 14% fueron este último semestre, explicó un informe de la UBA.

Argentina se encuentra “frente a un récord de personas que tienen trabajo, pero son pobres”, esto es debido a que sus ingresos familiares no alcanzan a cubrir una canasta de bienes y servicios básicos, según cifras oficiales.

Si bien “se trata de un fenómeno que se incrementó en los últimos años”, sin embargo, “aumentó significativamente en el último semestre”, con la llegada al gobierno de Javier Milei, destacó un informe hecho por el Centro de Estudios para la Recuperación de la Argentina (RA) de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

“Si se toma como comparación el año 2017, los ingresos promedios de las personas ocupadas cayeron casi un 40%. De ese total, un 14% fueron este último semestre”, mencionó el documento.

El RA mencionó que la relación entre empleo e ingreso revela que tener trabajo en este momento del país “no supone la inmediata mejora de las condiciones materiales de las personas”. Por el contrario, señaló, “hoy en día, conseguir un empleo no significa dejar de ser pobre”.

El INDEC difundió semanas atrás que el nivel del empleo en la Argentina “está en niveles similares al momento de la salida de la pandemia” de Covid-19, en el tercer trimestre de 2021, y que “la tasa de desocupación crece proporcionalmente más que lo que desciende la tasa de empleo y actividad”.

“Actualmente hay 265.950 nuevos desocupados en nuestro país. Es alarmante observar el crecimiento de 32.4% de desocupación entre el cuarto trimestre de 2023 y el primer trimestre de 2024, que nos deja con una totalidad de 1.088.000 desocupados. La relación de la tasa de empleo es inversamente proporcional con la tasa de desocupación. Mientras la primera va en caída, la segunda tiende a aumentar”, indicó el informe.

En ese sentido, destacó que unas “404.000 personas dejaron de estar ocupadas, lo que corresponde a un descenso de 3 puntos porcentuales entre el cuarto trimestre de 2023 y el primero de 2024”.

Además, unas 139.000 personas se convirtieron en subocupadas demandantes: involuntariamente trabajan menos de 35 horas semanales y siguen buscando una nueva ocupación.

La caída del empleo y su impacto en el nivel de ingresos se hace más evidente en los rubros de la construcción, con el 42.7% de los empleos perdidos como consecuencia de la recesión que provocó el plan económico de Milei y la paralización de la obra pública desde diciembre pasado.

También siguen en cantidad de empleos perdidos los rubros de comercio y servicios financieros e inmobiliarios, directamente relacionados con la capacidad de consumo y el poder adquisitivo de las clases medias y trabajadoras.

“Se debe tener en cuenta que a fines de 2023 ya teníamos un 34.9% de ocupados bajo la línea de la pobreza, un indicador que se mantiene en alza debido al aumento de la canasta básica total”, agregó el informe del RA.

spot_img
spot_img