Jun 14 2024
Jun 14 2024

En pleno brote de dengue, Mario Russo dijo que «están en una fase de recabar datos»

Publicado el

Con más de 180 mil casos, 130 fallecidos y escasez de repelente, el ministerio de Salud advirtió que no permitirá que los medios de comunicación «sumen miedo y confusión».

En medio de un brote de dengue que ya acumula más de 180 mil casos, 130 fallecidos y una notable escasez de repelente, el Ministerio de Salud de la Nación emitió un comunicado donde culpó al gobierno anterior, acusó a los medios de generar «miedo y confusión» y volvió a sembrar dudas sobre la vacuna. En paralelo, el titular de la cartera, Mario Russo, eligió finalmente dar declaraciones, reconoció que existe un «cuello de botella» en la provisión de los productos para combatir al mosquito y remarcó que en este escenario la vacuna «no es de utilidad».

«Hoy estamos sufriendo las consecuencias de la falta de prevención que hubo el año pasado, donde no se hizo el trabajo correspondiente. Lo mismo ocurrió por parte del ejecutivo nacional quien no compró los larvicidas para las provincias desde el año 2022. No podemos repetir los errores del pasado», afirmó la cartera sanitaria nacional en el comunicado difundido el día de ayer.

El mensaje del área de Russo expresó que «desde el Gobierno Nacional, no se avalará que la política o los medios de comunicación sumen miedo y confusión» y «se continuará el combate contra el dengue, basado en la evidencia científica y no en las operaciones de prensa».

De este modo justificaban la inacción en relación a la vacuna, cuya incorporación al calendario oficial no está en agenda, tal como anticipó el vocero presidencial días atrás. El comunicado reconoce que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) ya aprobó la seguridad de la vacuna Qdenga, pero señala que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) -de Estados Unidos- aún no lo hizo.

“El objetivo es recolectar la evidencia suficiente, junto a la Comisión Nacional de Inmunizaciones y la OPS, que permita determinar un programa de inmunización focalizada y por rango etario, que sea seguro y efectivo”, planteó el documento de Salud. Lo cierto es que a principios de marzo la Comisión Nacional de Inmunizaciones (Conain) recomendó al Ministerio de Salud de la Nación que avance en la implementación de una campaña focalizada de vacunación contra el dengue, algo que aún no se concretó.

Habló el ministro

Al mismo tiempo el ministro de Salud, Mario Russo, dio declaraciones donde reconoció que existe un «cuello de botella» en la provisión de los productos para combatir al mosquito transmisor de la enfermedad. Además, remarcó que en este escenario la vacuna «no es de utilidad».

«Esto fue un cuello de botella y se va a subsanar en los próximos días. Hay algunos laboratorios de producciones provinciales estatales que están empezando a producir en mayor cantidad. Estamos adaptándonos a una nueva realidad epidemiológica», explicó el funcionario en declaraciones radiales.

Russo relativizó el faltante de repelentes y lo atribuyó a una realidad propia del Área Metropolitana de Buenos Aires. «Es una situación heterogénea en Argentina. Hay lugares que son endémicos donde se encuentran repelentes y espirales. Y nosotros vemos que fundamentalmente en el ámbito de AMBA es donde más dificultades hay«, señaló.

Asimismo, justificó su silencio en medio del brote de dengue y criticó que “confunden trabajar con perfil bajo con inacción”. Dijo que pretende actuar con una “mirada rectora” que analice datos y defina estrategias para que cada jurisdicción, de forma “descentralizada”, ponga en marcha las medidas indicadas.

A mí no me interesa dar una conferencia con 25 infectólogos o que me saquen una foto en un barrio vulnerable descacharrando. Creo que lo que suma (como estrategia) es que bajemos un lineamiento concreto, que hablemos con los responsables de salud de las provincias, y que ellos a su vez hablen con los responsables municipales, ésa es la forma de trabajar. El resto es una mirada de cómo se comunica. Pero créame que desde el día que llegamos acá estamos ocupados en el tema dengue”, afirmó.

Sobre la posibilidad de comenzar a aplicar la vacuna contra el dengue, manifestó: «La semana pasada, el director de la Organización Panamericana de la Salud brindó una conferencia de prensa en Washington y dejó muy claro que esta vacuna no es de utilidad, no es efectiva para mitigar un brote. Se necesitarían casi ocho años para mitigarlo».

«La mirada que tenemos nosotros, como órgano rector que define calendarios de inmunización, es de suma prudencia. La vacuna que aprobó ANMAT ha superado la fase 3, se mostró segura y eficaz en personas de 4 a 16 años», amplió. Luego, el titular de la cartera de Salud detalló: «Queremos recabar datos finales de fase 4, en Argentina y Brasil, para con la Comisión Nacional de Inmunización y ver en qué regiones y grupo etario sería útil aplicarla».

«Estamos en una fase de recabar datos para después tomar una decisión en forma conjunta con los especialistas y los organismos internacionales. En los próximos 60 días tendremos esa información», precisó el funcionario en relación a la estrategia que adoptó Ministerio frente al nuevo brote de la enfermedad.

 

spot_img
spot_img