Abr 16 2024
Abr 16 2024

Villarruel habló de su relación con Javier Milei y lo apodó «pobre jamoncito»

Publicado el

Luego de semanas de tensión y reconciliaciones, la vicepresidenta se refirió a lo ocurrido con Vilma Bedia, la intervención de las FF.AA., el sueldo de los senadores, el DNU y los integrantes de la Corte.

Tras una semana de máxima tensión luego del tratamiento del DNU en el Senado de la Nación y las reconciliaciones en la Casa Rosada, la vicepresidenta Victoria Villarruel brindó una extensa entrevista a Jonatan Viale para describir cómo estaba su relación con Javier Milei y su hermana, la secretaria de Estado Karina Milei.

Sobre la funcionaria, la tildó de tener «fuerte carácter», «al igual que ella». Y entre risas, la titular del Senado comentó: «Las dos queremos a Javier y las dos somos brava, pobre ‘Jamoncito’», lanzó en referencia al jefe de Estado.

En otro tramo de la nota, Villarruel habló de lo ocurrido con Vilma Bedia, senadora de La Libertad Avanza, quien generó polémica tras haber contratado a diferentes miembros de su familia para trabajar junto a ella. Sobre esto, dijo: «Me parece genial que tengas tanta familia de confianza, pero vamos a dar el ejemplo. Podés conservar al que sea de mayor utilidad en tu labor legislativa». Y agregó: «El resto no tiene que estar trabajando en el Senado. No está bien. Vinimos a cambiar algo y nos tenemos que comportar en consonancia».

«Con el Presidente hablamos con ella. Yo tengo que hablar hoy. El presidente lo hizo ayer. Entiendo que una persona de tu grupo familiar puede ser de tu grupo de confianza. Yo no tengo a nadie. Javier tiene a Karina, pero ella laburó a cuatro manos. Si yo hoy soy vice en parte también es gracias a ella», completó Villarruel.

Asimismo, se refirió a la polémica de la intervención de las Fuerzas Armadas en casos de Seguridad Interior, llevado al caso particular de Rosario, tal como lo dispusieron la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y su par de Defensa, Luis Petri.

«No estoy de acuerdo, lo dije en campaña y lo sigo sosteniendo. La función de las Fuerzas Armadas no es combatir a civiles, creo que había quedado claro con el tema de los 70. El narco es un civil para el derecho. En los 70 se combatió al terrorismo, ¿dónde están los que lo combatieron? Presos», expresó.

Y explicó que con la legislación vigente si un agente del Estado lucha contra el terrorismo «el plexo legal no lo permite» ya que «los militares solo pueden combatir dentro de nuestro país ante una declaración de sitio o ante un enemigo estatal del exterior». La vicepresidenta señaló que, en caso de modificarse la ley, el Estado debe respaldar las acciones de las Fuerzas Armadas y asumir la responsabilidad por las decisiones tomadas.

“En caso de repeler el terrorismo, narcoterrorismo o cualquiera de las nuevas amenazas, los militares van a tener el respaldo estatal en la orden que se les está impartiendo sino pasa lo que pasó después en los 70′: un gobierno democrático que había dado una orden y luego esos agentes del Estado fueron inculpados. Incluso, hoy tenes gente que está pagando penas más gravosas que Videla o Massera”, completó.

También defendió el aumento de sueldo de los senadores, que ella había resuelto y que el Presidente ordenó revertir. «Los legisladores tienen que ser retribuidos en forma digna. Para mí tienen que ganar bien, y no ganan bien. Un senador gana menos de 2 millones. Tampoco me parece bien lo que ganan los jubilados, no hay que seguir equiparando todo hacia abajo», expresó Villarruel. Y agregó: «A los senadores le delegamos nuestra vida porque promulgan leyes sobre la propiedad y la vida, después hablamos si lo hacen bien, mal o poco. Si les pagás poco van a ser susceptibles a la corrupción».

Villarruel sostuvo si no tienen buenos sueldos «sólo van a poder llegar al Congreso los ricos, los corruptos, los narcos o los que tengan un sponsor atrás». Entrando en detalles, la Vicepresidenta explicó que «creía que el aumento que se les dio estaba por debajo de la inflación». «Di marcha atrás porque me lo pidió el Presidente. Nosotros hicimos un esfuerzo en el Poder Legislativo, espero que en el Poder Ejecutivo lo hagan también», sentenció.

Otra fuerte diferencia con el Presidente que expuso fue sobre la convocatoria a la sesión del Senado que trató, y rechazó, el DNU 70. “Estaba en juego la institucionalidad. Yo no puedo hacer lo que quiera, esto tiene que funcionar, se tienen que debatir las leyes. Yo soy un árbitro. El DNU ya tenía varios pedidos de muchos senadores para que se tratara. Puedo buscar el momento, pero no estar eternamente deteniéndolo”, dijo, respecto de la intención presidencial. «Esto no es un reinado», tomó aún más distancia con el estilo de Milei, «existen las leyes y hay que respetarlas para evitar un daño mayor».

«Me enteré por los medios», confesó cuando le preguntaron si la habían consultado antes de presentar los nombres de los dos candidatos oficiales a integrar la Corte Suprema. Más allá del desplante, se deshizo en elogios al decano de la Universidad Austral, Manuel García Mansilla, con el que comparte una visión más que conservadora del mundo, pero tomó distancias del juez Ariel Lijo.

spot_img
spot_img